miércoles, 13 de agosto de 2008

LOS PECADOS CAPITALES Y ALGUNO MÁS (I)

Introducción a la introducción

¿Cuáles son realmente los pecados capitales? ¿Coinciden con los de la Iglesia? ¿Cuáles son los principales defectos del españolito de a pie y los más graves de entre ellos? Éstas y otras preguntas tratarán de ser respondidas en esta nueva sección que, dicho sea de paso, iré sacando con cuentagotas o a pequeños sorbos (la vía rectal todavía no se ha comercializado, aunque se está estudiando).

Y para empezar, ¿cómo se define "pecado"? Sin complicarlo con definiciones catecumenales, en principio podríamos definirlo de manera sencilla como ir contra natura. Pecar se puede emplear en un contexto más amplio de lo que parece, sin necesidad de atribuirlo exclusivamente al cristianismo, o incluso sin recluirlo al ámbito religioso desde luego (he ahí ese gran vocablo: "pecadorl").

SOBERBIA, ENVIDIA, GULA, LUJURIA, IRA, AVARICIA, DESIDIA

Son los famosos y mundialmente conocidos como 7 Pecados Capitales, definidos inicialmente por el Papa Gregorio I en el siglo VI. Algún despistadillo los puede confundir con el concepto de "pecado mortal", que es otra cosa, y que puede tratarse de cualquier tipo de pecado lo suficientemente grave. Para los expertos en moral cristiana, parece que lo de "capitales" es más una manera de indicar que son origen del resto de pecados y problemas, que la magnitud de los mismos. Por supuesto, menos mal que nos encontramos también con sus contrapuestos, que son Las 7 Virtudes.

Los Pecados Capitales tienen su sentido. La mayor parte de las doctrinas y religiones que sean medianamente decentes coinciden en que para llevar una vida dichosa, es preferible no cometer muchos excesos. Es evidente que los excesos nos llevarán a problemas, y más cuanto más excesos cometamos, dado que frecuentemente se asocian entre ellos. Los 7 Pecados Capitales representan una manera de clasificar las distintas formas de arruinarnos la vida a nosotros mismos. Como muchos sabéis, recientemente la Iglesia ha definido algunos nuevos "pecados sociales", que bajo el punto de vista de este ente pensante, viene a ser un pobre intento de modernización ética, que no obstante, es coherente con lo que proclama actualmente la Iglesia, pero innecesario.

Bien, llegados a este punto de la introducción, humilde servidor se plantea si el evitar esos Pecados Capitales nos lleva a una mejor vida, y cuáles son realmente los pecados que nos llevan a la infelicidad.

... Y así es como llegamos al Metro. En este pequeño teatro de la vida podemos observar muchas, muchísimas cosas interesantes en el día a día. Éste va a ser nuestro campo de observación y experimentación en las primeras entregas de esta sección.

 

PD: "Cuando el Tao es abandonado, aparecen la justicia y la moralidad.[...]"  Tao te king, capítulo XVIII - Lao Tse.

1 comentario:

Rodrigator dijo...

Los siete pecados "capitales":
soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza (del latín "acidia" y este del griego "ἀκηδία").
Reducidos a siete por Gregorio I el Magno en el siglo VI, de una lista elaborada por el monje Evagrio del Ponto en el siglo IV: el "logismoi" ("λογισμοι").