miércoles, 17 de octubre de 2007

DIARIO DE UN BECARIO UNIVERSITARIO

Los deslices del señor Watson

Quizás de todos es sabido ya las terribles palabras con que nos ha sorprendido el famoso Premio Nobel James D. Watson. Este singular personaje, uno de los más conocidos y reputados investigadores que han existido gracias al descubrimiento, junto con Francis Crick y Maurice Wilkins, de la estructura de ácidos nucleicos del ADN, parece que ha perdido definitivamente la cabeza.

Aunque puede parecer un tema ajeno a los típicos temas que trato en este espacio, las declaraciones a The Sunday Times de este casi octogenario personaje han sido la comidilla de hoy por los pasillos del politécnico. Resulta que a este buen hombre, quizás afectado por la ociosa vida del jubilado, le ha parecido razonable afirmar que la inteligencia de una persona no es la misma para todas las razas. Y no contento con esto, ha apoyando su meditada teoría en la ineficiencia de las políticas occidentales para el desarrollo de África. ¿Cómo no nos habremos dado cuenta antes? No podemos pretender que los pobres africanos, claramente menos inteligentes que nosotros, desarrollen sus países con ideas occidentales que no alcanzan a entender... Es más: añade que los genes responsables de esta diferencia de inteligencia serán encontrados en el plazo de una década.

Pero ya el colmo, o la repanocha, que suena así como más impresionante aún, es que hace algún tiempo comentó a The Sunday Telegraph otra apasionante idea: permitir que una mujer tenga derecho a abortar si algún día los análisis preparto mostraran que su hijo es homosexual.

Tras este cúmulo de despropósitos que parecen únicamente direccionados a dilapidar una carrera de investigación que abrió una puerta fundamental para el desarrollo de la biología y la genética, parece que vendrán otros nuevos pues se dispone a publicitar su nuevo libro en el Reino Unido: "Evita aburrir a la gente: lecciones para una vida en la ciencia". No sé si tras estas declaraciones alguien creerá que es la persona más indicada para dar lecciones, pero sí conseguirá que más gente compre su libro, pues quién sabe de cuantos más genes haya planificado ya su descubrimiento en las próximas décadas.

Para más información podéis visitar la siguiente página de la Wikipedia, con toda la información ya actualizada:

http://en.wikipedia.org/wiki/James_D._Watson

6 comentarios:

CFC dijo...

Existe un extendido estudio estadístico realizado en EEUU que acabó concluyendo, basándose en estadísticas, que los orientales son más inteligentes que los blancos, y éstos a su vez más que los negros. Por si fuera poco, el Coeficiente Intelectual estaba relacionado con el tamaños de los atributos sexuales masculinos. Lo más lamentable es que hay estudiantes universitarios estadounidenses que lo conocen y se lo creen...

CFC dijo...

Por otra parte, hay estudios de polimorfismos genéticos que encuentran en algunos más diferencias entre negros que entre blancos y negros. Los negros, pese a ciertas características físicas más uniformes a simple vista, ostentan mayor variedad genética que los blancos, pues estos últimos parten de un "pool" genético más reducido (un "cuello de botella"). Las diferencias genéticas entre razas no están tan claras como podría parecer, y a veces son muy difíciles de demostrar. Un conocido e importante genetista afirmó una vez: "Sólo existe una raza: la especie humana".

alberto dijo...

A mí todo esto me deja con mal sabor de boca, la verdad. El revuelo que se ha montado por aquí ha sido inmenso. Le han cancelado el acto que tenía en el Museo de la Ciencia, y hasta el alcalde de Londres le ha llamado racista.

Es una lástima lo que está pasando, se le ha juzgado y condenado. Y lo que es peor, haciéndole caso a la prensa. Aunque "casi octogenario" sigue en activo, como muchos antes siguieron hasta su muerte, como Ayala, como Mayr, etc. Es una de las figuras claves del siglo 20, ya no solo por el ADN y tal (detrás del cual también hay polémica y por el que fue considerado un sexista en los 60) sino por su labor en el proyecto genoma. Lo impulso en los 80, lo defendio en los 90, y aun hoy es el presidente de una de las más importantes empresas de biología molecular del mundo. Es defensor e impulsor de la terapia génica y un sinfin de cosas más. Es evidente que la "ociosa vida del jubilado" no le ha "afectado". Si cree que se puede encontrar un gen, algo de idea tendrá el hombre.

El senor Watson se ha hecho famoso tambien a lo largo de su carrera por sus comentarios y declaraciones. Es un provocador y de alguna manera se le teme en el mundo de la biología por casos como éste. Y aunque le gusta meterle el dedo en el ojo a la sociedad, esta vez se ha pasado, pensé.

Así que espoleado por la curiosidad me dediqué a hojear su libro, y sí, hay algo sobre el IQ. Su idea es que no hay prueba de que las capacidades intelectuales de personas separadas geográficamente hayan evolucionado de la misma manera, así como otros aspectos no lo han hecho. No deja de ser una idea, o no? Aunque no creo que la expresase de la mejor manera...

Respecto a lo de la homosexualidad, es una vez más un caso de descontextualización y predación de la prensa buscando carrona. Sus declaraciones fueron: "If you could find the gene which determines sexuality and a woman decides she doesn't want a homosexual child, well, let her". Está bastante claro: si la mujer no quiere tener un hijo homosexual, que no lo tenga. Es la opción de la madre. Eso es lo que dice.

Y tras todo esto, hacer de abogado del diablo y tratando de crear polémica a la watsoniana os digo lo que primero que me vino a la cabeza cuando leí todo esto:

Éstos son dos asuntos con claras conexiones y extensiones. Nos metemos en asuntos interrelacionados con política, sociedad, ética, historia. Puede la ciencia permitirse ser políticamente correcta? Hasta cuándo podrá? Debe ser la ciencia y la investigación algo crudo, frío y desligado? O no?

Niño Johnson dijo...

Estoy de acuerdo en que la prensa trata por todos los medios descontextualizar las frases cuando así intuyen que van a provocar un escándalo. Aún así, he de hacer las siguientes puntualizaciones:

1.- Estoy de acuerdo en la posibilidad de que la evolución del IQ en personas separadas geográficamente sea distinta. Es lógico y perfectamente sostenible científicamente. No obstante, nadie sabe en qué dirección va esa diferencia, qué raza es la que tendría en general menos IQ... Y además, justificar tal aseveración diciendo que las empresas con negros tienen peores resultados, descalifica su teoría directamente. Si es verdad, demuestrelo científicamente, no por sus especulaciones.

2.- Ciertamente, puede que el IQ haya evolucionado de manera diferente en distintas zonas separadas, pero la variable "social", es decir, el medio que rodea al sujeto, es mucho más influyente que cualquier variación debida a la genética.

3.- Lo del tema de la homosexualidad, me sigue pareciendo una aberración. Yo también había leido las palabras textuales en la página que os indiqué, y me parece igual de irracional. Una madre no puede decidir abortar o no abortar un hijo por cualquier razón. Algunas causas para la interrupción del embarazo me parecen razonables, pero esa no. El libre albedrío tiene un límite.

CFC dijo...

Sólo un inciso que puede venir a cuento: hay que tomarse con cautela eso de IQ. Una cosa es el Cociente Intelectual, y otra el Coeficiente Intelectual. Ahora mismo no estoy seguro de cuál es cual, pero me parece recordar que el Coeficiente (es decir, el famoso IQ) es una medida polémica, pues en sus tests aparecen preguntas de cultura general, que obviamente están en función de factores al margen de la inteligencia -cognitiva- de la persona. Y esto nos devuelve al estudio de los asiáticos, blancos y negros: Hay verdades, mentiras y estadísticas... Y los resultados científicos en general, hay que saber cómo interpretarlos.

alberto dijo...

Justo el apunte que iba a hacer, doctor, sobre las diferencias entre IQ, capacidades intelectuales y la borrosa definicion de inteligencia. Pero como siempre, se puede confiar en los medicos.

Como actualizacion os dire que han destituido a Watson de sus labores administrativas en Cold Spring Harbour. Parece claro que con sus declaraciones no solo ha danado a la ciencia, sino a si mismo. Esa nueva corriente de investigaciones en biologia del comportamiento, que trata de lidiar con estos temas y tendra que hacerlo en el futuro, seguro que se ha visto afectada por este precedente. Como de hecho ya me han comentado algunos.

Lastima que un defensor de la ciencia pura y dura se haya visto atrapado en su propio juego.