jueves, 7 de febrero de 2008

VARIACIONES GOLDBERG





Glenn Gould, piano

2 comentarios:

CFC dijo...

Es impresionante ver a un músico cuando toca (sobre todo a un gran maestro). En esos momentos, el músico vive la música; el músico ES la música por unos instantes. Eso, señoras y señores, eso es meditación. Es una práctica contemplativa.

alfonso dijo...

Con Gould resulta curioso. En sus grabaciones se le puede oir tararear la melodía que está tocando. Para muchos esto resulta una más de sus excentricidades, claro que especialmente irritante, pero yo creo que en parte es dar un paso más en el poder evocador que tiene la música, al igual que lo tiene los olores o los sabores. He leido que Gould pudo haber sufrido el síndrome de Asperger. Quién sabe si esto no le ayudaría a sintonizar con el silencio final.