lunes, 3 de diciembre de 2007

UNA BOYA EN EL MAR (Aforismos)

En la última semana hemos podido ver un anuncio de Repsol en el que una voz recita unos graves e imponentes versos, y aparecen imágenes de Dani Pedrosa y 'Nani' Roma. Pues bien, esas palabras vienen de Rudyard Kipling, el mismísimo autor de El libro de la selva. Es un poema emocionante que revela una gran sabiduría, al igual que algunas otras de sus creaciones. Lo escribió, efectivamente, para su hijo y su título original es “If”. Aquí lo tenéis para saborearlo con tranquilidad, en versión alterada para adaptar rimas, y también en versión más literal. Ésta es la boya-joya de este mes:


Sí...

Si puedes mantener intacta tu firmeza
cuando todos vacilan a tu alrededor

Si cuando todos dudan, fías en tu valor
y al mismo tiempo sabes exaltar su flaqueza

Si sabes esperar y a tu afán poner brida
O blanco de mentiras esgrimir la verdad
O siendo odiado, al odio no le das cabida
y ni ensalzas tu juicio ni ostentas tu bondad

Si sueñas, pero el sueño no se vuelve tu rey
Si piensas y el pensar no mengua tus ardores
Si el triunfo y el desastre no te imponen su ley
y los tratas lo mismo como dos impostores.

Si puedes soportan que tu frase sincera
sea trampa de necios en boca de malvados.
O mirar hecha trizas tu adora quimera
y tornar a forjarla con útiles mellados.

Si todas tu ganancias poniendo en un montón
las arriesgas osado en un golpe de azar

y las pierdes, y luego con bravo corazón
sin hablar de tus perdidas, vuelves a comenzar.

Si puedes mantener en la ruda pelea
alerta el pensamiento y el músculo tirante
para emplearlo cuando en ti todo flaquea
menos la voluntad que te dice adelante.

Si entre la turba das a la virtud abrigo
Si no pueden herirte ni amigo ni enemigo
Si marchando con reyes del orgullo has triunfado
Si eres bueno con todos pero no demasiado

Y si puedes llenar el preciso minuto
en sesenta segundos de un esfuerzo supremo
tuya es la tierra y todo lo que en ella habita
y lo que es más serás hombre hijo mío....

Rudyard Kipling


Si…

Si la obra de tu vida puedes ver destrozada
y sin decir palabra, volverla a comenzar;
o perder en un día la ganancia de ciento

sin un gesto ni un suspiro...

Si puedes ser amante y no estar loco de amor,
si consigues ser fuerte sin dejar de ser tierno,
y sintiéndote odiado, sin odiar a tu vez,
luchar y defenderte...

Si puedes soportar que falseen tus palabras
los pícaros para excitar a los tontos:

y oir cómo sus lenguas falaces te calumnian
sin que tú mismo mientas...

Si puedes seguir digno aunque seas popular;
si consigues ser pueblo y dar consejo a los reyes;
y a todos tus amigos amar como a un hermano
sin que ninguno te absorba...

Si sabes meditar, observar, conocer,
sin llegar a ser nunca destructor o escéptico;
soñar, mas no dejar que el sueño te domine;
pensar, sin ser sólo un pensador...

Si puedes ser severo sin llegar a la cólera;
si puedes ser audaz sin pecar de imprudente;
si consigues ser bueno y logras ser un sabio
sin ser moral ni pedante...


Si alcanzas el triunfo después de la derrota
y acoges con igual calma esas dos mentiras;
si puedes conservar tu valor, tu cabeza
cuando la pierdan otros...

Entonces, los Reyes, los Dioses, la Suerte y la Victoria
serán ya para siempre tus sumisos esclavos

y, lo que vale más que la Gloria y los Reyes:
serás Hombre, hijo mío.

Rudyard Kipling

1 comentario:

alberto dijo...

Para un anécdota relacionada con el poema y como ejemplo de la importancia que tiene en Inglaterra, donde es bastante famoso y citado, leed los comentarios de la entrada 'Baloncesto Laocoonte'

Si es que tengo una capacidad de relación increíble ;)